“Esta hora se mueve más que el llavero del sereno”. Este fin de semana se adelanta el reloj.

Imagen: eltiempo.lasprovincias.es

 

 

¿Qué hora es? En realidad es una pregunta algo tonta. Sobre todo cuando la mayor parte de las personas tienen el reloj con adelanto o atraso incluido y no serían puntuales ni aunque les pagaran. Pero si les preguntaba por la hora lo hacía para saber si aún tienen el horario de invierno en sus relojes o sin saberlo, están listos para la llegada del nuevo cambio horario.

Será éste sábado cuando por fin tengamos días más largos y jornadas más aprovechadas, sobre todo por la llegada  del verano. Y todo, por mover la manecilla del reloj y darle hacia adelante 60 minutos, una operación que no debería llevarnos más de 5 segundos. No como a mi primo Victor Pon, que le llevó 35 minutos cambiarla. El pobre esperaba a que pasara un minuto y movía la manecilla al minuto siguiente, con lo que la hora se convirtió en media. Además de los cinco minutos en total que le llevó realizar el cambio completo.

Pero, y aunque es algo a buen seguro de lo que ya he escrito, ¿por qué no dejamos la hora tal y como está? Aunque sea en Canarias, que estando tan cerca como estamos del meridiano cero los ahorros energéticos no tienen sentido. Límite terrestre el del meridiano, por cierto, que antes era propiedad de los hermanos de la Isla de El Hierro antes de que se la ‘regalaran’, en el año mil ochocientos y algo, a Londres y lo ubicaran en Greenwich.

Pero como no nos queda otra que entrar por el aro que marca la hora tendremos que volver a sufrir trastornos del sueño, ya que nos costará adecuarnos a dormir una hora menos o llegar una hora más tarde al trabajo durante una semana excusándonos en que no sabemos cambiar la hora del móvil que es lo que nos despierta. Y algunos jefes se lo creerán, pero otros serán más listos y seguro que nos dan la solución de poner el despertador una hora antes para que esto no pase.

Así que preparémonos para las prisas de última hora por habernos quedado dormidos, para las excusas de este fin de semana que tendremos que dar a nuestras parejas de por qué hemos llegado cuatro horas más tarde a casa después de cenar con los amigos cuando el adelanto horario fue sólo de una hora, y para cambiar todos y cada uno de los relojes de casa, sin olvidarnos del de la cocina, porque como dice la frase que me acabo de inventar: el tiempo no da tiempo, al que al tiempo no hace caso.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

 

Síguenos en Twitter: @joseluismrtn

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s