La Violencia de Género ¿concepto erróneo?

Imagen: loestaspermitiendo.com

Según la Ley Orgánica 1/2004, de 28 de diciembre, de Medidas de Protección Integral contra la Violencia de Género, en su Artículo 1, recoge que: “La presente Ley tiene por objeto actuar contra la violencia que, como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aún si convivencia”.

La violencia de Género, no es un problema que afecte al ámbito privado. Al contrario, se manifiesta como el símbolo más brutal de la desigualdad existente en nuestra sociedad. Se trata de una violencia que se dirige sobre las mujeres por el hecho mismo de serlo, por ser consideradas, por sus agresores, carentes de los derechos mínimos de libertad, respeto y capacidad de decisión.

Este concepto ha creado un debate abierto en la sociedad, pues hay quienes consideran que se debe incluir la violencia ejercida de mujeres hacia hombres en el mismo o bien simplificar llamando a todos por igual (los tipos de violencia, me refiero).

Según Elena Máñez (Directora del Instituto Canario de Igualdad) La realidad es que hay que llamar a las cosas por su nombre y violencia de género visibiliza y reconoce que se trata de una violencia basada en el dominio y desigualdad, una violencia que sufre la mujer a manos de un hombre, una violencia que sufren las mujeres por el simple hecho de serlo y más allá del ámbito en el que se produce, que no es exclusivamente el familiar. Negar el término significa negar que dicha forma de violencia existe, y negar con ello su causa, la desigualdad de género.

Este tipo de violencia es un mal que tanto para las víctimas como para los agresores no entiende de status social, económico y cultural, ni de ámbito urbano o rural, ni siquiera de límite de edad.

El trabajo que se ha ido realizando en los últimos años, ha supuesto un aumento en el nº de denuncias, pero éste no tiene porqué corresponderse con un incremento de los casos, sino con una mejor información de las mujeres, la mejora de los recursos y el apoyo social y sensibilidad que se ha generado ante esta problemática.

La violencia de género es una realidad, una terrible problemática que existe y en la que se debe seguir interviniendo, desde todos los ámbitos, para combatirla.

Esta es una crónica especial, de un día como otro cualquiera…

Editorial: Tere Henriquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s