Ser familia enseñando en igualdad.

Imagen: nicopedrosablog.blogspot.com

 

Podemos comenzar hablando de la familia como necesidad básica de todo ser humano; nacemos y pertenecemos a una desde el mismo momento en el que venimos al mundo y la convivencia, en principio, es la que hace que se considere como tal.

¿Es lo mismo pertenecer que ser familia?

En la actualidad los nuevos tipos de familia, sus nuevas consideraciones, sus integrantes, la dinámica de sus relaciones…hacen que sea complicado llegar a un consenso en cuanto a la definición de familia.

Aunque las familias de hoy no se correspondan con la estructura tradicional, se puede manifestar que la esencia sigue siendo la misma. CONVIVENCIA Y un COMPROMISO DE UNIÓN desde la afectividad.

La idea de ser familia es más amplia, es transmitir, compartir, comunicar, experimentar, apoyarse mutuamente, resolver conflictos.

La familia como fuente de enseñanza para la vida en sociedad, adquiere una gran importancia en la transmisión de las diferencias de género.

Criar a los hijos e hijas en igualdad implica permitirles asumir su condición de hombre o mujer,  aprendiendo a desarrollarse como personas sin que el sexo suponga un límite y respetarse a uno mismo y a los demás sin prejuicios.

Las familias se transforman y se adaptan a los cambios que se suceden en la sociedad y con ello deben modificar el modo de educar a sus hijos e hijas teniendo presente que los roles de género tradicionales dificultan el camino hacia una sociedad igualitaria.

A veces la elección de este tipo de educación  resulta complicada, ya que nos vamos topando con creencias populares, hábitos, roles que debemos asumir dificultando esto, la transmisión de valores con cuestiones tan simples como la elección de un juguete, el color de la ropa o las tareas diarias que se deben realizar en el hogar.

¿Y cómo se enseña en igualdad?

La manera más fácil sería viviéndola en el día a día, experimentándola, haciendo de ella algo natural, como aprender a hablar, comer, caminar o amar.

La clave es adoptar la igualdad, así como el resto de los valores humanos, como una forma de vida. Así, la familia, representa el modelo más importante en el que se forman los hombres y  las mujeres de una sociedad igualitaria.

 

Esta es una crónica especial, de un día como otro cualquiera…

Editorial de Carmen Martí y Tere Henríquez

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s