Mujer+Discapacidad = Doble discriminicación

 

Imagen: redtamaulipas.com

 

En la actualidad nos encontramos, casi todos los días, con noticias, estudios o artículos como este, que hablan sobre la discriminación que sufren las mujeres en la sociedad. Esta discriminación o el modo en que se trata en los medios, puede parecer exagerada, repetitiva o incluso aburrida. Lo cierto es que visibilizar este tipo de situaciones hace que estemos, poco a poco, más cerca de la igualdad entre hombres y mujeres.

¿Y qué pasa con ellas, las que además de ser mujeres tienen algún tipo de discapacidad?

Normalmente hablamos de discapacitados o de personas con discapacidad, sin diferenciar a hombres y mujeres, pues su condición, supera, ante la sociedad, a cualquier otra problemática. Pero ¿es esto cierto? ¿Podemos obviar, en este caso, la condición de ser mujer?

Las mujeres con discapacidad sufren lo que se llama una ‘doble discriminación’.

A lo largo de la historia, a estas mujeres, ni siquiera se les ha asignado el modelo tradicional: no se las ve como madres, ni como jefas, no se les reconoce su sexualidad, no pueden ser independientes, ni tener pareja, casarse, formar una familia, trabajar… porque son débiles y necesitan cuidados.

Pero como esto es poco, hay que sumarle, su condición de mujeres: se enfrentan a cotas mayores de desempleo, salarios inferiores, mayor riesgo de padecer situaciones de violencia y todo tipo de abusos.

Además, las mujeres con discapacidad soportan de manera más dura que los varones la persistencia de prejuicios, estereotipos e ideas recibidas, generalizados en todos los ámbitos, que deforman la imagen social y la percepción que se tiene de este grupo humano.

Así, la existencia continuada de discriminaciones las priva de la oportunidad de competir en condiciones de igualdad y de aprovechar las oportunidades de las que goza cualquier persona.

Por ello, debemos visibilizar esta doble discriminación, porque ellas sólo quieren disfrutar de una vida digna y contar, para ello, con todas las opciones posibles.

Esta es una crónica especial, de un día como otro cualquiera…

 

Editorial de Tere Henriquez

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s