“Verano 2012”. ¿Nos privaran también de nuestra felicidad?

Imagen: inventandoinventando.blogspot.com

 

Hoy oficialmente comienza el verano. En esta ocasión el sol alcanzará gracias al solsticio de verano, su mayor o menor altura en el cielo dependiendo por supuesto de la prima de riesgo. Pero hay que decir que esta es una época que, como ya he indicado en otras ocasiones, esperamos todos con anhelo, ilusión y ganas.  La cuestión ahora es, ¿qué va a diferenciar el verano de 2012 a los otros veranos que han pasado por nuestras vidas?

Una muy importante se presenta en aquellos que están a punto de vivir la experiencia del amor de verano. ¿De qué forma afrontarán estos jóvenes situaciones tan delicadas como la de poder invitar a un helado a la chica que le hace ojitos tal y cómo está la economía de sus padres? Y aunque trabajara y se atreviera a dar un paso mayor y la invitara al cine, tendría que solicitar un préstamo personal al banco tal y como están los sueldos.

Y si recordamos que antes el deseo del verano se traducía en vacaciones, viajes y tiempo libre, ahora la imagen es muy diferente ya que sólo podemos optar al tiempo libre y obligado por culpa del paro que hay en nuestro país. Es más, incluso aquellos que trabajan tienen tanto temor a perder sus valiosos puestos que reniegan del tiempo estival que por ley les corresponde.

Y si me refiero a las vacaciones familiares, se acabó ver esa tierna imagen en la que se montaban en el coche los padres, los hijos, los abuelos y el perro y con el maletero hasta los topes, colchón incluido, cogían la carretera y ponían rumbo a la costa donde pasarían un mes entero de sol y playa. Ahora el perro está en la finca de un amigo, el coche se lo quedó el banco y en el colchón duerme el abuelo ya que tampoco hay dinero para la residencia.

Por eso el verano de 2012 será muy diferente. Será una estación que será recordada por la prima de riesgo, el rescate, la situación financiera y el paro. ¿Y todo para qué? Para enriquecimiento de pocos y empobrecimiento de muchos. Por ello les recomiendo que intenten que no sea así, que carguen sus pilas al sol y que recuerden, como dijo Henry Van Dyke, que “La felicidad es interior, no exterior; por tanto, no depende de lo que tenemos, sino de lo que somos”. Así que seamos al menos…felices.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

 

Síguenos en…

twitter:   @joseluismrtn

facebook:  www.facebook.com/eltridenteblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s