“Disculpe señor, este medicamento es para personas vivas”. Sanidad detecta 150 mil tarjetas sanitarias activas de personas fallecidas.

Imagen: finanzzas.com

 

Por fin una de las medidas del Gobierno de España ha tenido un resultado positivo. No hablo de beneficioso para aquellos que poseen grandes fortunas y que defraudan, tampoco me refiero a los que teniendo grandes empresas pueden renovar su personal sin tener que pagar un alto precio por ello; me refiero al beneficio para el Estado al encontrar, gracias al copago, que se estaba haciendo un uso fraudulento de más de 150.000 tarjetas sanitarias.

Ha sido la secretaria general de Sanidad, Pilar Farjas, quien ha anunciado que se han encontrado 150.000 tarjetas sanitarias pertenecientes a personas fallecidas y que podían haberse utilizado para un uso fraudulento, al ser utilizadas para obtener medicamentos gratuitos, como leemos en el diario Galicia24horas (www.galicia24horas.com).

Lo que no nos sorprende en absoluto, puesto que como ya he reiterado en varias ocasiones, España es el país de los chanchulleros, de los defraudadores, y de los sinvergüenzas que se aprovechan de cada una de las pequeñas oportunidades. A saber, todo sea dicho, por culpa y con la intención de seguir el ejemplo de aquellos que lo hacen impunemente sin que obtengan pena alguna por ello.

Pero conociendo lo cutres que pueden llegar a ser algunos incluso a la hora de defraudar, no me sorprende que sea cierto el rumor que corre sobre los títulos nominales de esas tarjetas beneficiarias en las que se podían leer nombres como Francisco Franco, Elvis Presley, Tutankamón o Matusalén. Imagínense ustedes la cara del farmacéutico cada vez que tenía que dispensar unos supositorios a Franco o unas vendas al momificado faraón.

Aunque quizá la lectura de todo esto es que si no llega a ser por la necesidad de proveer de millones de euros las arcas estatales, el fraude se habría prolongado por los siglos de los siglos y generación tras generación. Lo que nos demuestra que las casualidades parece que siempre benefician al mismo; al que más va a percibir. En el caso de los pequeños defraudadores, a saber si lo hicieron por evitarse un mero trámite burocrático o, lo más espeluznante, porque en realidad vinieron del más allá en busca de algún medicamento con el que soportar el dolor de la muerte eterna.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

 

Síguenos en…

twitter:   @joseluismrtn

facebook:  www.facebook.com/eltridenteblog

2 Comentarios Agrega el tuyo

  1. Christal dice:

    Hello, i think that i saw you visited my site so i got here to return the favor?

    .I’m attempting to in finding things to enhance my site!I guess its ok to use some of your ideas!!

    1. eltridente dice:

      No problem, i´ll visit it

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s