“Soy un parásito, quizá no deba vivir”. El Toxoplasma Gondii puede provocar suicidios.

 

Imagen: soymino.wordpress.com

Tenía pensado en mis vacaciones viajar a Estados Unidos, pero la verdad que mi afición de leer estudios científicos ha frenado las ansias de viajar al país de las oportunidades. Y es que como destacan en el Diario de Avisos; Un estudio de la Universidad Estatal de Michigan (Estados Unidos) demuestra que un parásito común puede provocar intentos de suicidio.

Tal y como  explican los investigadores: A pesar de que muchos son inofensivos, en algunos casos “pueden ser la causa de cambios sutiles en el cerebro”.  Es más, en la actualidad, este parásito es portado por entre el 10 y el 20 por ciento de la población de Estados Unidos, estando “latente”. O sea que si no he entendido mal, es un parásito que vive en el cuerpo de los estadounidenses y que, dependiendo de cómo le de, provoca que te quites de “enmedio” o no.

Lo más tranquilizador es lo dicho por una  especialista de esta universidad norteamericana ya que manifiesta que las personas que tienen este parásito “tienen siete veces más de probabilidades de suicidarse”. Sin embargo, llama a la tranquilidad al asegurar que la gran mayoría de estas personas no se suicida. ¡Vaya! menos mal amiga de bata blanca, justito estaba ahora mismo apretándome demasiado la corbata y apurando en demasía mi afeitado hasta que he leído su apaciguador comentario.

Pero la cuestión de todo esto es: ¿desde cuándo vive ese parásito en la población americana? Y, ¿quién o qué lo ha introducido en sus organismos? Porque si fuera algo con lo que han nacido no saldría un artículo como éste ahora. A ver si es que dentro de los experimentos que hacen con los ciudadanos a través de nuevos medicamentos o la nueva hamburguesa estilo Tejano han metido algo para comprobar los límites de los seres vivos. Porque de aquellos que poco les importa el ser humano me lo creo todo.

Así que como medida preventiva y por si acaso pretendan exportar el parásito a otros continentes, dejaré de comer comida rápida, beber refrescos azucarados e incluso cambiar de cadena si sale Obama en la tele. Porque si la vida es bastante dura, lo que faltaba ahora es que sea un bichito el que te empuje a ponerle fin. Así que si alguna vez tiene intención de terminar con todo, que espero que no pase nunca, recuerde las palabras del filósofo alemán Friedrich Nietzsche al asegurar que: Aquel que tiene un porqué para vivir se puede enfrentar a todos los “cómos”.

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

 

Síguenos en…

twitter:   @joseluismrtn

facebook:  www.facebook.com/eltridenteblog

Anuncios

Un comentario Agrega el tuyo

  1. ADIPEX dice:

    It’s an awesome paragraph for all the online users; they will
    get advantage from it I am sure.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s