“Vuelta y vira”. 30 días…ningún cambio aparente.

 

Vuelvo a tener presencia (casi obligatoria) a través de mis editoriales puesto que ya he terminado mi periodo vacacional y como si nada hubiese pasado, parece que todo sigue igual. El 31 de septiembre fue la última vez que me dirigí a ustedes a través de este medio y tras tantos días he vuelto a comprobar que pocas cosas han cambiado.

Cuando me marché a descansar y eliminar de mi vida la actualidad, quizá por el simple hecho de desintoxicarme de tanta información poco útil, el tema candente era el rescate a España. Lo más destacado sobre ese asunto se centraba en lo próximo que estaba el rescate para nuestro país. Tras mi mes de vacaciones regreso y me encuentro que se sigue hablando de lo mismo. No veo un rescate tan largo desde que a mi primo se le cayó una cabra por los riscos en la montaña y la encontraron a los pocos meses pastando en el fondo del barranco.

Otro de los asuntos que veo sigue formando parte de la actualidad pasa por las constantes manifestaciones en contra de la política de recortes que sigue llevando el Gobierno de España. La única salvedad es que antes se manifestaban frente a las sedes de la Delegación del Gobierno a lo largo del país y ahora parece que prefieren rodear el Congreso de los Diputados para que los Ministros no salgan. Insensatos, con el poco tiempo que pasan dentro y lo que han hecho, como para encima no dejarles salir.

Y una de las cuestiones que veo sigue acaparando las portadas de los periódicos es la falta de cohesión o coordinación entre políticos de un mismo partido. Unos por no estar de acuerdo con presupuestos, medidas impuestas o recortes, y otros por sentir que su cabeza visible brilla demasiado por su falta de pelo y no por la rotunda oposición que debería ejercer. Sobre este asunto estaba seguro que nada iba a cambiar; para la mayoría de los políticos el poder tiene muchas madres y ningún hermano.

Pero lo que más pena me ha dado es llegar y encontrarme con el desánimo generalizado de todos aquellos que viven en este país y que ven como lo que se hace no ayuda a salir de esta situación, y lo que se prevé hacer augura que de poco servirá. Qué pena que mis vacaciones solo hayan servido para poner una ‘pausa’ a todo esto y no se haya encontrado la manera de hacer borrón y cuenta nueva para que la gente no siga volviéndose aún más pobre. Lo que me hace recordar la frase de Gabriel Carrillo Navas quien acertó a decir que ‘Las leyes pueden perdurar en el tiempo, inalterables, pero el ser humano cambia constantemente.’

Esta es la crónica habitual, de un día como otro cualquiera…

 

Síguenos en…

twitter:   @joseluismrtn

facebook:  www.facebook.com/eltridenteblog

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s