“Amor y odio en La Isla Bonita”. CC rompe el pacto con el Psc-Psoe

LA-PALMA

Qué duro tiene que ser llegar el fin de semana y que tu pareja te diga que quiere romper contigo.  Y más duro tiene que ser que lo haga en público, en rueda de prensa y encima que tenga intenciones de salir con alguien con quien no te llevas muy bien, aunque ese alguien pueda ser en un futuro tu nueva pareja.

 

Dicho así, parece que las relaciones sentimentales han degenerado mucho, pero si lo extrapolamos a las relaciones políticas se podrían entender un poco más esas traiciones y nuevos amoríos con quien antes se sentaba frente a ti criticando todo lo que hacías. Les hablo de la ruptura del pacto en el Cabildo de La Palma que conocíamos el pasado viernes.

 

Y aunque esa tensión entre nacionalistas y socialistas la veníamos siguiendo desde hace varias semanas, la ruptura oficial se hacía patente el viernes en palabras de la presidenta del Cabildo Palmero, Guadalupe González Taño que aseguraba mientras partía el corazón del que fuera su socio de gobierno que “sus razones eran por coherencia, compromiso y lealtad con un acuerdo de Gobierno”.

 

Todo, seguramente, con la incertidumbre de saber si en realidad existe entre los salientes, del partido socialista, y los pendientes, los del partido popular, un idilio pre matrimonial con un futuro cercano a la presidencia de la corporación palmera. Algo que desde Coalición Canaria ven venir así como en otros lugares donde también existe relación de intereses comunes.

 

Pero no es la primera relación política que se rompe ni se romperá porque como si de personas sin escrúpulos ni sentimientos se tratara, los políticos que nos gobiernan tienen la facilidad de romper una relación un día y meterse bajo las sábanas del partido enemigo al día siguiente con tal de seguir sintiendo el calor del poder.

 

Qué pena que no se hayan fijado en modelos inseparables de relaciones que acabaron juntos hasta el fin de sus días como Bonnie and Clyde, Romeo y Julieta o incluso Epi y Blas. Esos sí que han sido uña y carne, independientemente de lo que pasara entre ellos.

 

Así que si el amor político no existe, no engañen a los ciudadanos cuando comienzan una relación aduciendo a que es lo mejor que les podía pasar a ambos, unir fuerzas y trabajar juntos por el bien común, porque como ya hemos visto en tantas ocasiones, ese bien común se convierte en propio y los votantes son los que se quedan, como diría Alejandro Sanz, con el “corazón partío”.

 

Esta es la crónica habitual de un día como otro cualquiera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s