¿Ayudará la reforma tributaria que está por venir?

reforma

 

¿Recuerdan que el pasado viernes les hablaba de ese informe elaborado por un comité de expertos sobre la reforma del sistema fiscal? Pues una vez que ya se han conocido las medidas más importantes como la de subir el IVA o apretar ligeramente más el cinturón a las Comunidades Autónomas, les voy a explicar esas pequeñas iniciativas de las que sólo se hablará, porque todos nos quejaremos, cuando se hayan puesto en marcha.

Concretamente de esas 125 propuestas realizadas, por el también llamado “Consejo de Sabios” al Gobierno del Estado en el tocho de 400 páginas, me gustaría resaltar unas pocas, quizá menos importantes porque afecta a determinados colectivos pero bajo mi punto de vista, igual de trascendentes. Como por ejemplo el plantear sacar de la Seguridad Social el pago de las pensiones de orfandad y viudedad. Por lo que, según se desprende de ese informe las mujeres viudas y los huérfanos quedarían a expensas de lo que los impuestos ordinarios dictaran, cuando ya sabemos cómo fluctúa este tipo de gravamen y la inseguridad que generaría.

Entre otras medidas, eliminar el impuesto que se aplica sobre las bolsas de plástico que actualmente existe en Andalucía por, como explican, su dudosa eficacia medioambiental. Ya saben ustedes que una sola bolsa de plástico tarda de 10 a 20 años en desaparecer y desde que empezaron a cobrarla en los establecimientos todos vamos con nuestra bolsa de tela. Pero según los expertos, esto no tiene eficacia medioambiental.

Y sí tiene eficacia el ponerle un impuesto al vino, un sector, el de las bebidas fermentadas, que aún respira porque en España su tributación se sitúa en el tipo cero. Pues la buena excusa es que en la Unión Europea hay países, como Francia, que sí imponen una carga tributaria a este sector. Mucha suerte señores viticultores.

Pero no se piensen que son sectores determinados los que tendrán que ajustarse el cinturón sino también todo aquel que con su coche se mueva por la ciudad. Puesto que este comité propone que se pague una tasa para conducir por el centro de las ciudades. Imagínense ustedes ahora que al llegar al núcleo urbano de Arrecife, Santa Cruz de Tenerife o Las Palmas de Gran Canaria, si son de otras localidades, tengan que pagar. Porque con esto, según explican ya que el tributo se le denomina “tasa de congestión”, se pretende descongestionar el tráfico y que no se deterioren las ciudades y sus monumentos. ¿Y cómo lo harían? pues instalando cámaras o mecanismos electrónicos en pórticos de control en la entrada de las ciudades o con dispositivos inalámbricos en los vehículos. O sea, más caro el remedio que la enfermedad.

Pero la medida que me resulta deleznable, inhumana y execrable es que se proponga que se elimine la exención del IRPF a las ayudas que reciben los enfermos de SIDA. Porque, aunque expliquen que la enfermedad se ha convertido en crónica y ya no tiene riesgo de muerte inmediata, y las cifras de muertos han descendido, el VIH sigue siendo la principal causa infecciosa de mortalidad en todo el mundo, y eliminar estas ayudas no solo no es lamentable sino un grave retroceso.

Ahora la pelota está en el tejado del ejecutivo que será quien dictamine si las iniciativas son o no plausibles o beneficiosas y dependiendo de su decisión veremos a quien favorece este Gobierno de España.

Esta es la crónica habitual de un día como otro cualquiera…

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s