¿Europarlamento o Eurovisión?

el

eurovision11

Lo sucedido este pasado fin de semana pone de manifiesto que Europa se ha convertido en un auténtico circo. El que un festival como es el de Eurovisión lo haya ganado Conchita Wurst, un hombre (en este caso Tom Neuwirth) que vestido de mujer barbuda se alzó con la victoria, demuestra una vez más que no solo en la Eurocámara hay gente peculiar, respetando su condición sea la que sea, que puede ganar en Europa.

Con esta victoria Austria se podría convertir en destino turístico ideal para todas las mujeres de vida circense y que sus barbas no permitían desplazarse a otros lugares donde disfrutar de las vacaciones. Porque a veces lo que muestras en citas tan importantes, es lo que esperan encontrar los turistas que desconocen la cultura o costumbres del país en cuestión.

Ya nos pasó a nosotros cuando Massiel ganó el festival en 1968 y el estribillo de su canción mostraba que en España y con la dictadura del General Franco, sólo se podía decir “La la la”. Más tarde con la llegada de Rodolfo Chikilicuatre, la imagen que dimos fue la de ser unos auténticos cutres y guasones, que nos daba todo igual y que importaba poco o nada lo que pensaran en el viejo continente al presentar a un humorista con pocas posibilidades de ganar, menos mal que no lo hizo.

Y es curioso porque tras saber la pasada semana que sólo un 17% de los de nuestro país sabían cuando se celebrarán las elecciones europeas, muchos, muchísimos más sí conocían que el pasado sábado tenía lugar el festival de Eurovisión. Por eso quizá deberían pensar para los próximos comicios hacerlo conjunto. Aprovechar el tirón de este espectáculo musical e intercalar actuaciones con candidatos. No se notaría mucho que están ahí infiltrados porque los temas que “cantan” algunos de ellos parecen sacados del baúl de los recuerdos y otros se pasan de innovadores.

Pero para aquellos que piensan que le falto al respeto a la cita electoral que, como insisten y requeté insisten en decirnos, es fundamental para los intereses de los ciudadanos de nuestra gran nación, sólo decirles que piensen si realmente España le está dando demasiado a Europa y recibiendo menos de lo que da, porque eso en contabilidad se llama asiento negativo. O lo que es lo mismo, que las cuentas no cuadran porque entra menos de lo que sale.

Por eso, como antesala de lo que sucederá a finales de mayo, los españoles tienen aún tiempo de pensar y hacer sus apuestas para decidir quién se alzará con una victoria en una cita europea de tan alto nivel. Y después de la final de la Champions, si aún le quedan ganas, ir a votar a las europeas al día siguiente.

Esta es la crónica habitual de un día como otro cualquiera…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s